Ser madre significa cambiar tu vida, tu tiempo y tu forma de pensar por tus hijos. Significa dar todo tu corazón y entregar tus fuerzas cada día para sacar a tus hijos adelante y enseñarles a vivir . . . pero también es vestir bien y a buen precio.

Porque te mereces estar guapa y sentirte bien aquí tienes los mejores vestidos premamá.

Sabes que vas a ser el foco de todas las miradas y vas a sorprender a todos.

Camisetas modernas y bonitas que te mereces para lucir tu embarazo orgullosa.

Un tankini es una camiseta sin mangas con la parte inferior de un bikini. Lo tiene todo.

Te gusta la playa y la piscina, que no te pare nada. Tírate al agua, o mejor, entra despacito.

Si tu bebé se siente bien, tú te sientes bien. La mejor sujeción y seguridad que puedes darle.

Para que sentirte bien no sea un problema mira aquí todos los pantalones que puedes llevar.

No pierdas tu estilo por estar embarazada. Puedes ponerte unos vaqueros premama.

Guapa, segura y cómoda, es como te sentirás con unos leggins premamá.

Ropa Premamá

Presume de tu embarazo con toda la ropa de premamá que hemos seleccionado, bañadores y tankinis, pantalones y vaqueros premama, vestidos para tu día a día y vestidos de fiesta, sujetadores premamá, leggins, fajas y bragas premamá para hacer más llevadero tu embarazo.

Embarazada - la mejor etapa de tu vida

Calendario del embarazo

Duración del embarazo: La gestación en embarazos con feto único tiene una duración media de unas 40 semanas (280 días), a partir del primer día del último período menstrual hasta la fecha estimada de parto.

5 a 10 semanas: En este momento del embarazo, el útero, que suele tener el tamaño y la forma de una pera pequeña, ya se ha ensanchado y alargado ligeramente, si bien aún no puede notarse por encima del pubis.

12 semanas: Tras las 12 semanas empezarán a disminuir las molestias como las náuseas matutinas o la necesidad frecuente de orinar. Quizá la mujer note por primera vez que ha engordado. A partir de este momento aumentará progresivamente la cantidad de sangre en el cuerpo, de modo que el corazón, los pulmones y los riñones trabajarán más. Es recomendable que la mujer continúe con el ejercicio físico normal tras consultar con el médico.

16 semanas: La mujer empezará a sentirse mejor, con más fuerzas. Probablemente ya se le note el embarazo. Empiezan a aflojarse los músculos y ligamentos y desaparece la cintura. Es recomendable elegir la comida con cuidado; la mujer tendrá más apetito a medida que se sienta mejor y puede engordar rápidamente. Es recomendable empezar a elegir la ropa cómoda y holgada. Es recomendable comprar un buen sujetador maternal con el refuerzo adecuado.

20 semanas: La mujer empezará a sentir los movimientos del niño, como alas de mariposa. Probablemente se someta a una ecografía entre las 20 y las 22 semanas, para comprobar si el niño se está desarrollando normalmente. Si todo va bien, podrá disfrutar de la mejor parte del embarazo. Tendrá un aspecto radiante, si bien en las mujeres europeas puede notarse más el aumento de la pigmentación en la piel.

24 semanas: En esta época se acelera el aumento de peso; empezará a notar el cansancio en los pies, debe tener cuidado con las posturas y tomar conciencia del cuerpo. Lleve calzado cómodo y descanse cuanto pueda con los pies en alto. El corazón y los pulmones trabajan un 50% más. El aumento del nivel de fluidos puede hacer que sienta calor y que sude más. La cara estará más sonrojada debido al aumento de sangre. Si el niño naciera ahora, se le consideraría legalmente viable[cita requerida y sobreviviría en una unidad prenatal de cuidados intensivos.

28 semanas: Podrá solicitar un certificado de embarazo para su empresa. Comunique por escrito a su jefe cuándo desea dejar de trabajar (con tres semanas de antelación, aunque en este sentido la regulación legal de algunos países pueden extender el período pre-natal, como en Venezuela, país en donde este período puede disfrutarse desde la sexta semana antes de dar a luz) y cuándo espera dar a luz y volver al trabajo. Quizá deba asistir a las consultas prenatales cada dos o tres semanas. Si naciera ahora el niño tendría más del 50% de probabilidades de sobrevivir en una unidad de cuidados intensivos. A las 28 semanas suele realizarse otro análisis de sangre para verificar si hay anemia, para determinar el grupo sanguíneo (Rh) y, a veces, los anticuerpos y para diagnosticar diabetes.

32 semanas: Si realiza una actividad excesiva se sentirá fatigada. Quizá esté deseando dejar de trabajar, y debe descansar lo más posible durante el día. Tómese las cosas con calma, sobre todo si no duerme bien. Las clases de maternidad empezarán dentro de poco y debe comenzar la preparación para el parto reuniendo todos los artículos que vaya a necesitar, así como los del niño. Se someterá a otro análisis de sangre en la consulta prenatal para comprobar si tiene anemia e incompatibilidad Rh.

36 semanas: Ya debe planear su vida con cuidado. No realice demasiadas actividades; por el contrario, entreténgase con cosas ligeras. Que trajinen los demás. Las contracciones de Braxton Hicks, más fuertes, podrán hacerle creer que va a dar a luz. Ejercite las técnicas de respiración. Irá a la consulta prenatal al menos cada dos semanas antes del parto. Si es su primer hijo, la cabeza se encajará en la cavidad pelviana, algo que alivia los problemas respiratorios pero que también puede producir dolor en esa zona. No esté mucho tiempo de pie, porque se le pueden hinchar los tobillos. Si tiene mucho flujo vaginal, utilice compresas ligeras (protege-slip), no tampones.

40 semanas: Se acerca la fecha del parto y quizá se preocupe si se pasa, pero no tiene que hacerlo, pues sólo el 5% de los niños nace en la fecha prevista. Se sentirá muy pesada y cansada, cualquier movimiento supondrá un esfuerzo, y como el niño está en lo más profundo de la región pelviana quizá tenga dolores en la ingle y agujetas en las piernas. Disminuye la fuerza de los movimientos del niño (pero no la frecuencia) porque tiene menos espacio en el útero. La mayoría se pone cabeza abajo a la hora de nacer.

Señales del parto: Las contracciones de Braxton Hicks pueden ser tan fuertes que quizá piense que ha llegado el momento de dar a luz. En caso de duda, llame al hospital o al ginecólogo. Las auténticas contracciones son más regulares, aunque los signos del parto no siempre están claros. Puede que expulse una mucosidad sanguinolenta que bloquea el cuello uterino (comúnmente conocido como «el tapón»), algo que puede ocurrir dos semanas antes del parto y es una señal clara de que está a punto de empezar. Otras señales son las siguientes:

Pérdida de líquido amniótico, en forma de goteo o de chorro.
Contracciones a intervalos regulares.

Cronometra las contracciones: Las contracciones de Braxton Hicks pueden confundirse con las del parto si son fuertes. Puede salir de dudas cronometrándolas durante una hora y anotando cuándo empieza cada una y su duración. Las de parto son más fuertes y frecuentes y duran entre 30 y 60 segundos. A veces desaparecen. Debe ir al hospital cuando entre una y otra transcurran cinco minutos o menos, si rompe aguas o si sangra considerablemente.

Cronometraje:
Debe contar tanto la duración de las contracciones como el tiempo que transcurra entre una y otra.

Tienda online para comprar ropa Premamá

En RopaPremama.info intentamos recopilar la mejor ropa de premamá a los precios más bajos que encontramos en tiendas online de premamá.

Puedes ver toda la ropa de premamá, camisetas, sujetadores y pantalones premama baratos que hemos seleccionado para ti entrando en las categorias y navegando por esta tienda online.

Enhorabuena y gracias por estar aquí.

Cerrar menú